Jornadas FKB con Ryan Neil

El 2017 es el 50° cumple de nuestro sensei Massimo Bandera y las tres jornadas del ano tendrán un carácter especial: por empezar en febrero hemos tenido un taller con Ryan Neil con lo cual hay una relación profesional desde el 2013 con Massimo, y una inolvidable excursion a los Pinsapos.

El estudio y confronto cultural y artístico entre Ryan y Massimo ha sido muy interesante ya que los dos han crecido con la enseñanza de Kimura Masahiko: Massimo con un confronto cultural de 25 anos y Ryan con un Kuden de seis años en el jardín del maestro.

Magnífica es la experiencia bonsái.

Desde finales de los años setenta del siglo XX, recogiendo pequeños abetos en el bosque de hayas cerca de casa, sin saber siquiera la existencia del arte japonés de bonsái y abrumado por esta pasión me conduce a la elección de los estudios botánicos, a los coleccionistas y a ésta profesión, siempre alentado y apoyado por mi familia. Tras encontrar a mi maestro, se fue formando una idea especial y personal, bonsái de vanguardia.

Mi vocación de bonsái se divide en tres ramas principales.
Arte, compuesto por técnica, el cultivo, la ciencia, la creatividad y famosas obras maestras; naturaleza, hecha de árboles monumentales, montañas fantásticas y viajes en el mundo; la experiencia humana, hecha de espíritu, filosofía, zen, religión, conocimiento y maestros.

El conocimiento de la naturaleza para mí es ante todo una “emoción de la admiración”, obra maestra divina en la que tenemos la alegría de vivir felices y libres.
El arte del bonsái, que en la vanguardia y en la contemporánea ha encontrado la expresión técnica y natural máxima, nos permite hacer nuevos bonsáis, hermosos: saber cómo hacer para mí es sobre todo una “emoción de la creatividad”, epifanía de la belleza y vibración de la sensación con la que Dios en los albores de la creación, creó todas las cosas.

La experiencia humana de un caballero abre las puertas de la vida interior y la espiritualidad, los alumnos discípulos y coleccionistas marcan la reunión en mi enseñanza y en mi trabajo: la experiencia de la vida de aprender a “ritmo bonsái” para mí es por encima de todo “emoción del amor”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies